jueves, 7 de septiembre de 2017

LO QUE QUEDA POR LLEGAR

Despidiéndonos aún del verano, que se va ocultando poco a poco tras la esquina, que se lleva con él los juegos a la orilla del mar, el cálido viento, los castillos de arena, las noches de estrellas… quiero dar la bienvenida a todo lo bueno que septiembre nos empieza a dejar. 

Bienvenido el tiempo de lazos y  miradas traviesas, de sonrisas y risas que se escapan, de abrazos infinitos, de besos que unas veces curan, otras reconfortan,  y otras simplemente salen y se hacen realidad… también las lagrimitas, esas que sin querer a veces se escapan… yo estaré a tu lado e intentaré hacerte sonreír!. 

Bienvenidos los emocionantes viajes imaginarios a lugares maravillosos que sólo nosotros podremos visitar, juntos, siempre juntos!  Los juegos, que seguro nos inventaremos y la canciones, todas las canciones que como locos vamos a bailar!. Habrá días de lluvia, y veremos las gotitas deslizarse tras el cristal…y también tendremos preciosos días de sol en los que jugaremos en el patio. Puede que haya nieve o que no la haya… pero te prometo que empezaré una batalla de bolas invisibles que nos hará disfrutar casi más. 

Y la magia!!! La magia que no puede faltar, que vive en cada rincón, que vuela en el aire, como polvo de hada y que hace que todo sea posible si juntos lo podemos imaginar! La magia que vive en ti y en mí. Bienvenido el tiempo de ilusiones, de intentar ser cada día la mejor versión de nosotros mismos. Bienvenido ese tiempo de sembrar futuros, cogidos de la mano. De ser para los demás, de darse, de compartir… de sueños que se harán realidad. 

A vosotras familias, os invito a emocionaros conmigo, a ponerle pasión, a no ser espectadores y a que os involucréis y que os divirtáis, a mancharos las manos de pintura, barro, purpurina… y lo que haga falta para  que podamos aprender casi sin darnos cuenta, disfrutando todo lo que podamos del proceso. 

Va a ser otro año fantástico! Estoy segura! Os estoy esperando con los brazos y el corazón abierto! Nos vemos el lunes!


jueves, 2 de marzo de 2017

PROYECTO OLORES Y COLORES: DÍA 8 LAS PIRÁMIDES DE LOS MAYAS Y DE LOS AZTECAS

Los aztecas y los mayas construyeron pirámides para honrar a sus dioses y realizar ofrendas. La mejor manera de describir la arquitectura azteca es diciendo que es monumental.


Esta vez han sido Lucía A. M. y Alvaro los que han hecho investigaciones junto con sus familias y nos han hecho una exposición oral de la misma.

Os dejo aquí la exposición oral de Lucía que lo ha hecho genial!







Alvaro nos ha hablado de forma más concreta sobre alguna de las pirámides. 



Nos ha contado que es una construcción con forma triangular y base cuadrada y que termina en un vértice. Puede ser escalonada y está hecha con piedra.



En lo alto de las pirámides se construían templos en los que se hacían ofrendas a los dioses. Nos ha hablado de la pirámide azteca de Cholula, la pirámide maya de chichén itzá y las pirámides sol y luna. 

Nos ha dicho que su favorita es la pirámide del Sol que tienen 250 escalones.




Ambos han disfrutado muchísimo y cada vez son más los niños que les hacen preguntas y se interesan por lo que sus compañeros les explican. 

La comunicación oral es fundamental en nuestra vida diaria. Desde pequeños podemos aprender a presentar, y mejorar el dominio sobre la misma. Esto supone:
  • Vencer el miedo escénico.
  • Claridad y eficiencia en la comunicación.
  • Organización estructurada del discurso.
  • Adaptación a la audiencia.
  • Complementariedad entre el lenguaje verbal y corporal.
  • Uso adecuado del tono de voz y de los medios de apoyo.
  • Capacidad para transmitir realmente lo que se pretende comunicar.
  • Señalar lo importante.
  • Cómo dialogar con el público. Generalmente al final de la charla.

Nuestros objetivos:

  • Desarrollar el lenguaje iniciándonos en la realización de exposiciones orales ante un público.
  • Mejorar la auto-confianza y lal autoestima obteniendo resultados positivos.

sábado, 18 de febrero de 2017

PROYECTO: OLORES Y COLORES DÍA 7 MERCADOS DE MÉXICO

"México está en sus mercados" Pablo Neruda

Esta semana la comenzamos hablando de los lugares con aroma y sabor de México: Los mercados.

Hemos conocido el Mercado de Sonora que es uno de los más importante de México. En él se vende productos muy variados como cerámica, artículos de decoración, hierbas medicinales, juguetes y mascotas.

En la Ciudad de México se encuentra el Mercado de Flores, famoso porque en él se pueden comprar gran variedad de plantas y flores durante todo el año. En sus puestos también se venden otros alimentos y artículos para la celebración del Día de todos los Santos.



Antiguamente, en México existían mercados llamados tianguis. Esto se montaban y se retiraban el mismo día. 


Los tianguis y mercados son más que un simple espacio de compra y venta: son lugares donde late la riqueza cultural de México. Aquí se concentran los sabores, colores y aromas del país. 

En sus pasillos se escuchan las voces de los vendedores, quienes pregonan con ese tono pícaro tan característico de los mexicanos. Por todos lados se ven los originales letreros que invitan a comprar, anunciando frutas, carnes o quesos “al mejor precio”.

Aquí os dejamos un vídeo del Mercado de Jamaica, otro de los más importantes de México, que vimos en clase:



El trabajo sobre los mercados de México nos ha servido como motivación para poder ampliar el conocimiento sobre nuestros mercados y más concretamente sobre el Mercado de Alcázar de San Juan para también,  a través de sus productos, trabajar parte nuestra gastronomía y los hábitos de alimentación saludables.

Antes de realizar nuestra salida hemos trabajado la pirámide alimenticia, clasificando y situando los alimentos que con más asiduidad solemos tomar. 


La salida nos ha gustado mucho a todos por la novedad, colorido y, sobre todo, por la simpatía y amabilidad de las personas que allí trabajan y que nos han recibido con gran ilusión y cariño. Muchas gracias en nombre de los niños y el mío propio.

Aquí os dejo las fotos de la salida para que podáis disfrutarla, al menos un poquito, de lo mucho que nosotros la hemos disfrutado.